Your SEO optimized title

Los Aceites Vegetales

Los Aceites Vegetales

Video de los Aceites Vegetales

 

Los Aceites Vegetales son sustancias líquidas obtenidas por el prensado de semillas del tipo oleaginosas (almendras, avellanas, sésamo) o del tipo pericarpios (oliva o aceituna). En Aromaterapia también se les acostumbra a  llamar aceites “base”, "vehicular”, "fijos", "portadores", "porteadores", "aceites grasos", etc...

Los Aceites Vegetales son muy poco volátiles y no son solubles en agua ni en alcohol, diluyen perfectamente en diferentes gradaciones a los Aceites Esenciales.

Los Aceites Vegetales penetran muy bien a través de la piel humana, observándose no obstante, diferencias entre los distintos tipos de aceites en la velocidad de penetración, cualidad que se aprovecha para la realización de los diferentes tipos de masajes.

Con el paso del tiempo y el contacto con el aire, luz o humedad, los Aceites Vegetales, igual que los Aceites Esenciales,  se enrancian, como resultado de la descomposición de los ácidos grasos que contienen.

PRINCIPALES USOS DE LOS ACEITES VEGETALES

El aceite ha sido extraído en todas las partes del mundo, de diferentes especies vegetales y con sistemas técnicos múltiples. El ser humano lo ha usado no sólo para alimentarse, sino como elemento religioso destinado a ungir a las personas y bendecirlas, como ungüentos amorosos y cosméticos para cuidar y suavizar la piel, como sustancias limpiadoras del cuerpo y como fuentes de iluminación.

ELABORACIÓN Y PRODUCCIÓN DE ACEITES VEGETALES

Siendo sustancias de gran consumo son tratados y extraídos industrialmente. Hay  dos tipos principales de producción y que está en función de las materias primas empleadas:

1.   Frutos oleaginosos.- A partir de los frutos como almendras, avellanas, nueces, cacahuetes, aceitunas, palma, coco. Estos frutos contienen, no sólo aceite y grasa, sino también agua y sustancias glucídicas, proteicas y minerales, por ello es indispensable separar el aceite del resto de componentes del fruto a transformar, obteniéndose una masa denominada "orujo". En primer lugar, se lavan los frutos a fondo, se descortezan o elimina el hueso, se trituran y laminan. Esta operación suele realizarse en molinos o trituradoras-laminadoras de cilindros, con el fin de obtener una pasta que será amasada y prensada para separar el aceite del orujo. Esta operación, así como la presión mecánica de la masa, pueden hacerse con o sin calentamiento.

2.   Semillas oleaginosas.  En el caso de las semillas oleaginosas, estas se descascarillan, separando la cáscara de la semilla, como por ejemplo el girasol,  se limpian, se  trituran-laminan como los frutos oleaginosos y cuecen a 90-100ºC, siendo posteriormente exprimidas, y separándose el aceite del orujo. En procesos más industriales, la extracción se realiza mediante disolventes (como en el caso de los absolutos en aromaterapia) que posteriormente son evaporados. A excepción del aceite de oliva virgen, todos los aceites obtenidos a la salida de una prensa no son realmente de consumo humano por distintos motivos (gusto desagradable, olor, impurezas que limitan la conservación). Es necesario proceder a un refinado que tiene por objeto mantener las características organolépticas y estabilidad del aceite, intentando optimizarlo.

Los Aceites Vegetales adecuados para la Aromaterapia deben ser:

  • Aceites orgánicos o ecológicos.
  • Obtenidos por primera presión en frío.
  • En el caso de sufrir algún proceso de refinamiento, que sea de tipo físico (filtrado, separación física de impurezas o sustancias que den mal olor o lo hagan poco estable a la conservación).
  • No emplear aceites vegetales de gran consumo para Aromaterapia, por los procesos industriales a los que son sometidos, ya que pueden alterarlos.

Debemos también valorar que al emplear en un masaje un aceite excesivamente grasiento, oloroso y denso, puede ser contraproducente aunque sea adecuado, porque puede alterar o anular el efecto aromático de los Aceites Esenciales. Debemos encontrar un buen equilibrio entre una excelente calidad del aceite vegetal y unas características agradables y adecuadas. Para su utilización en la aromaterapia es esencial valorar el uso de Aceite Vegetal de buena calidad refinada, y el uso de aquellos vírgenes que permiten un buen uso y no interfieren en los tratamientos.

Los principales Aceites Vegetales y sus características son:

ALMENDRAS DULCES: El aceite de almendras dulces está especialmente indicado para la piel seca, sensible e irritada. Es emoliente, suavizante, hidratante y alivia la inflamación. Muy usado en la industria cosmética por sus propiedades terapéuticas, combina muy bien con cualquier aceite esencial.

AGUACATE: El aceite de aguacate es rico y nutritivo, y es adecuado para pieles poco alimentadas, deshidratadas y maduras, estimulando los procesos metabólicos en la piel. Alto contenido en vitamina E y excelente antioxidante, favorece la generación de colágeno, y mejora la estructura del cabello. Es idóneo como protector solar.

JOJOBA: El aceite de jojoba tiene una textura ligera y penetrante, lo que le hace valioso para todo tipo de pieles. Sus propiedades hidratantes y emolientes, le convierten en un aceite muy valorado en aromaterapia. Contiene vitamina E, y previene el envejecimiento prematuro de la piel.  Es ideal para las pieles maduras.

GERMEN DE TRIGO: El aceite de germen de trigo  es hidratante, nutritivo, regenerador  y protector contra los rayos solares. También se añade a otros aceites vehiculares para prolongar su conservación.

MAÍZ: El aceite de maíz es un espléndido aceite vehicular y también es ideal para la fabricación de jabones, dado su elevado grado de ácidos grasos insaturados.

AJONJOLÍ: El aceite de ajonjolí tonifica la piel, combate la flacidez y la protege de los rayos solares. Se mezcla con otros aceites para enriquecerlos.      

AVELLANA: El aceite de avellana es ligero, de fácil absorción y levemente astringente. Indicado para pieles grasas o con acné, ya que es muy nutritivo y ayuda a cerrar los poros. Ayuda a bajar la inflamación de la piel, y puede mezclarse con otro aceite de base para reducir su olor a nuez.

COCO: El aceite de coco fraccionado y refinado puede usarse como aceite de masaje muy ligero y de rápida absorción. Por su suave aroma combina muy bien con cualquier aceite esencial. Especialmente adecuado para pieles  debilitadas.

ALBARICOQUE: El aceite de hueso de albaricoque es altamente nutritivo y versátil pudiendo  ser usado en todos los tipos de piel. Especialmente indicado para pieles maduras, secas, sensibles e inflamadas.    

OLIVA: El aceite de oliva es antioxidante, y ayuda a proteger la piel contra los efectos dañinos de los radicales libres, retrasando el envejecimiento.

UVA: El aceite de uva es fuente de antioxidantes. Sus componentes atrapan los radicales libres generados por los lípidos. Reduce el daño en la piel.